La falta de contundencia en la aplicación del Código penal y nuestro sistema judicial carente de medios

Un cóctel explosivo. Cuando juntamos un sistema judicial que carece de medios y es lento y una punibilidad que se aleja de lo esperable en determinados delitos ocurre que hay una apariencia de que delinquir sale “barato”.

Si a este cóctel le añadimos la absoluta incapacidad para recuperar bienes sustraídos porque la cooperación internacional o es lenta o no llega, resulta que los delitos económicos concluyen con muchos perjudicados, condenas irrisorias para el delincuente y un montón de millones dando vueltas por paraísos fiscales a lo largo del mundo.

Esto, queridos lectores, es sensación de impunidad. Y la sensación de impunidad en una sociedad moderna es muy peligrosa porque puede tener muchas derivadas: Aumento de los delitos, corrupción y en general deterioro y destrucción del tejido social y pérdida de confianza en las instituciones.

Ello a su vez puede llevar a que la gente tome la iniciativa de la autotutela, esto es, tomarse la justicia por su mano y arreglar las cosas por su cuenta.

Todo lo anterior debe ser tenido en cuenta por nuestros gobernantes pues no se pueden ignorar las claras señales de alerta que se están produciendo especialmente en los grandes casos de corrupción en los que se llevan adelante enormes causas con cientos de investigados para finalmente concluir con sentencias que, jurídicamente son correctas pero socialmente son injustas.

La culpa NO es de los jueces, pues ellos aplican el ordenamiento jurídico conforme está aprobado por el poder legislativo. La culpa, efectivamente, es del legislador que carece de la independencia necesaria para realizar una norma (Código Penal) y un procedimiento (LECrim.) que sea ágil, verdaderamente punitivo y contundente con el delincuente.

Cuando se realice una verdadera reforma en profundidad, podremos entonces hablar de si es necesario o no modificar el régimen penitenciario, la forma de cumplir las penas y de los beneficios penitenciarios a los condenados por determinados delitos.

2 comentarios en “La falta de contundencia en la aplicación del Código penal y nuestro sistema judicial carente de medios

  1. Más que un código penal blando, que no creo que sea el caso, es más, creo que el sistema penal español es uno de los más duros de la Unión, creo que el problema es la aplicación del mismo, así como y en referencia al artículo anteriormente publicado y referente a las conformidades, es la forma de llevar el procedimiento. Yo creo que determinados delitos deberían de ser tratados de forma distinta a como se viene haciendo, además, y por mis últimas experiencias creo que ya por parte de la Abogacía del Estado que actúa en nombre de la Agencia Tributaria en los delitos contra la hacienda pública, y no dejar conformar tan sencillamente a como se ha venido haciendo hasta el momento. Es claro y evidente que de las primeras acusaciones que se pudieran verter sobre un investigado, las mismas deben de ser objeto de contraperitcia a fin de averiguar con más certeza la cuota defraudada, por que lo cierto es que muchas veces las cuotas reclamadas superar con creces lo realmente defraudado; una vez se tenga certeza de lo defraudado, se debería de dar la oportunidad al investigado de poder “evitar” la pena de prisión, es decir, de llegar a una conformidad, y que esta pase por abonar lo que se debe más los incrementos legalmente aplicables. En este caso se cumpliría a mi criterio con el fin del derecho penal, que no es otro que el resarcimiento del daño y la reinserción.
    Es cierto que para una persona que no conozca la ley, noticias como las que nos están llegando en los últimos tiempos (véase Urdagarín, Lezo,…) crean una sensación agridulce, por un lado se aplaude la acción acometida, pero por otra se achaca el por qué tanto tiempo en llevarla a cabo, así como “seguro que saldrán de cositas”. A este respecto, estoy en mi convicción de que existe una aceptación de la exigencia de la ciudadanía por parte de los jueces, y también me gustaría pensar que por parte del legislativo.
    Lo que es claro es que el sistema debe de cambiar, y está cambiando, ahora que es a mejor o peor desentenderá del gusto de cada cual, la reforma a la que te refieres la veo acertada, pero debe de ser una reforma que opere desde el criterio de verdaderamente tratar de llegar a aplicar ya no la pena, sino el fin que persigue el código penal, y reitero que es el resarcimiento del daño y la reinserción.
    Es claro y evidente que una persona que ha creado sociedades opacas, que se cree un mesías del derecho mercantil, e intocable, debe de saber que no existe una conformidad “simbólica”, o un escarnio necesario para la opinión pública, esta persona debe de disfrutar del derecho a reparar el daño, y de reinsertarse, al igual que todos, y caso contrario, entonces se debe de aplicar el código penal con toda su dureza, indistintamente la pena que deba de cumplir.
    Muy buen artículo David.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .